Junior Alexander en el entierro de su padre.
Junior Basilio Espinoza

Autor: Miguel Tapia Alcaraz
Foto: Foto Familiar

Todos lo vimos. Junior Alexander cumpli cinco aos un martes, pero no recibi su regalo hasta el mircoles, tras el sepelio de Junior Basilio Espinoza, su padre. Su madre misma fue a comprarle el pastel apenas se despidi de su esposo la vimos todos -, asesinado once das antes en Tamaulipas, Mxico. Todos lo vimos. Todo. De tanto ver las fotos que public la prensa, la madre de Junior Basilio termin por reconocerlo entre los cuerpos yacentes. Su hijo tena puesta la misma camiseta con que le tomaron la foto del recuerdo el da en que sali de su casa, en Triunfo de la Cruz, Honduras. La madre mostr la foto a las autoridades, todos la vimos. Junior Basilio tena 24 aos. Junior tena planes. Planeaba conseguir un empleo tras seis meses de inactividad, planeaba un mejor salario que el del taller de pintura y enderezado, de donde lo echaron por la crisis. Planeaba enviar dinero para mejorar por fin la casa familiar. Planeaba enviar a su hijo a una escuela privada cuando cumpliera seis aos. Todos lo vimos: sus planes terminaron de forma atroz junto a los de 71 personas ms. Lo vimos todos? Nuestra visibilidad sin lmites suele tornarse en bruma sedante, la cercana constante en conveniente distancia. Se hacen, deberamos verlo todos, cada vez ms urgentes las palabras de Aim Cesaire: Y sobre todo, mi cuerpo, lo mismo que mi alma, cudense de cruzar los brazos en la actitud estril del espectador, porque la vida no es un espectculo, porque un mar de dolores no es un proscenio, porque un hombre que grita no es un oso que baila....