Lo que llevan los migrantes al cruzar.
Glenda Yanira Medrano Solrzano

Autor: Carla Faesler
Foto: Daniela Rea

Glenda Yanira Medrano Solrzano tena 23 aos y era salvadorea. Naci en Jayaque, municipio La Libertad. En nhuatl Jayaque se dice Xayacatepec, que significa cerro de los enmascarados. As le llaman a este pueblo desde siempre porque cuando uno mira el horizonte desde el Valle de San Andrs, el cerro cubre la zona. Muchos de los habitantes de Jayaque trabajan en la produccin de caf y en el cultivo de frutas, hortalizas y granos. Las fiestas locales de San Cristbal y San Sebastin son famosas en todo el municipio por sus desfiles de payasos y carrozas y tambin por el gran baile en donde se elije y corona a la Reina de las Fiestas: una joven que representa a una colonia o barrio y que antes de las celebraciones se ha esmerado en vender los ms votos posibles entre vecinos y pobladores. Leer sobre Jayaque, mirar fotografas y aprender sobre sus costumbres me ayuda a imaginar a Glenda, Glenda Yanira. Evocar su vida, la de su familia y amigos es una forma de ofrecerle un recuerdo, un pensamiento, un reconocimiento. Ahora guardo en el trax un hermoso paisaje y una joven que camina por calles empedradas y que en algn momento de su vida, supongo, pizc caf, acarici a un tacuacn y se moj los pies en el ro Cashal. No s si alguna vez fue Reina de las Fiestas o ayud a alguna amiga a vender sus boletos para coronarse, pero s que en algn momento cant la famosa cancin Jayaque me gusta a m, compuesta por Pancho Lara, compositor salvadoreo que se inspir en la belleza de ese lugar. Una de las experiencias ms valiosas que sin dudar imagino vivi Glenda, Glenda Yanira, Glenda Yanira Medrano Solrzano, es haber compartido con la gente durante la peregrinacin anual que se realiza entre Jayaque y Cuisnhuat y que conmemora la tradicin de visitarse los dos pueblos con motivo del intercambio comercial que sostienen desde tiempos coloniales. Las fiestas leo en internet - de por s alegres y llamativas, se enriquecen con la presencia de los que vienen de fuera, a quienes los anfitriones llaman cumpas. Glenda envolvi todo esto y se lo llev en la memoria para volver a dejarlo a su regreso. Pero no volver. Ahora es ella el recuerdo que se enciende y que arder para siempre. Tenaz es el fulgor de esta tristeza y el brillo de su ausencia, la de Glenda, Glenda Yanira, de Jayaque.