Tumba de migrante sin identificar, violada estando embarazada de gemelos, Huixtla, Chiapas.
Migrante an no identificada

Autor: Myriam Moscona
Foto: Toni Arnau

Hace 14 aos, en un diario mexicano de 1996 se consignaba lo siguiente: De los ms de cuatro mil migrantes que han muerto desde 1994 en su intento por cruzar la frontera con Estados Unidos, mil de ellos, es decir, una cuarta parte, estn registrados como 'annimos, sin identificacin' y sus restos yacen abandonados en fosas comunes.
Te pido perdn por no reconocer tu edad, por no poderte decir Mara, Glenda, Yannet, Magdalena, Juana, Asuncin, Gaby. Te levanto un altar de flores por si alguien llegara a identificarte en el cielo. Habra que poner a hablar tus labios muertos o que se acerque tu madre con palabras prestadas a decirte 'el olvido en que nos tuvo, hija, cbraselo bien caro'. Y t sabras que ella habla de tu pas, de nuestra gente. No s cmo pedirte perdn: este papel en blanco tampoco es una tumba.
Adems de las autopsias se han extrado muestras celulares para pruebas de ADN, impresin de huellas digitales en aquellos que an la descomposicin no las ha destruido y fotografas de caractersticas particulares como cicatrices antiguas, tatuajes y lunares, con el fin de identificarlos.
Mi migrante muerta tiene huellas digitales pero nadie la reclama. Yo la reclamo, es mi muerta. Me dicen que tiene el nmero 56, entonces que no maten a la muerta, no tiene por qu morir dos veces.